Cómics frente al acoso escolar

El proyecto ABP: STOP FRENTE AL ACOSO ESCOLAR, realizado por parte del alumnado de 3º y 4º de Ed. Primaria del CEIP Pío XII de Don Álvaro (Badajoz) tenía como objetivo tener presente las situaciones de acoso escolar que se dan en nuestros días, cómo se producen y cómo las podemos resolver desde las aulas y centros educativos.

Este proyecto se ha desarrollado desde el área de Lengua, aunque conectado con otras áreas, como son Educación Plástica y Educación en Valores Sociales y Cívicos principalmente. Nuestro objetivo era concienciarnos acerca del acoso escolar como un problema real y patente que existe en nuestras aulas.

El producto final ha sido la confección de un cómic con una situación ficticia de acoso escolar y una posible solución al caso.

¿Quiénes son los protagonistas?

El centro educativo está ubicado en un núcleo rural muy pequeño cercano a Mérida, la capital autonómica de la región extremeña, teniendo en la actualidad un número muy bajo de alumnado, lo que obliga a trabajar con niveles agrupados, al igual que ocurre con el grupo de Educación Infantil. Así, tenemos 4 unidades: Infantil, 1º – 2º, 3º – 4º y 5º – 6º.

El grupo-clase de tercero y cuarto, que es con quién se desarrolló el proyecto y del cual soy tutor, y al que imparto todas las áreas curriculares exceptuando música, religión e inglés, tiene una predisposición notable para trabajar. Además, están familiarizados con metodologías activas como el Aprendizaje Basado en Proyectos, al igual que con otras como Visual Thinking, gamificación,… que posibilitan realizar estos miniproyectos.

Casi la totalidad del trabajo, por no decir al completo, se desarrolla en el aula agrupando diferentes áreas de trabajo en favor del conocimiento y aprendizaje. A pesar de tener diferentes niveles en el mismo aula, los compañeros/as de 4º, por experiencias del curso pasado con las distintas metodologías que aplicamos, actúan como tutores para el resto de compañeras/os contribuyendo a potenciar aspectos cooperativos y de trabajo en equipo, esenciales en el desarrollo de este tipo de metodologías (sin desmerecer ni desterrar a las tradicionales y que también tienen cabida en las mismas en diferentes fases del proyecto).

El origen del proyecto y el reto

El motivo de desarrollar y poner en marcha este proyecto fue a raíz del uso que hacemos de los medios informáticos, las situaciones de violencia que se muestran en las aulas y principalmente porque durante una asamblea, que realizamos todos los lunes, surgió este contenido (el acoso escolar), que nos pareció interesante tratar de forma didáctica, participativa y activa.

Del mismo modo, en ese momento didáctico, a finales del primer trimestre y comienzos del segundo, estábamos tratando el cómic como contenido curricular en el área de lengua por lo que vimos adecuado conectar ambos aspectos: el currículo y la realidad y las demandas del aula.

Así que lanzamos el reto y las preguntas: “¿Qué podemos hacer para concienciarnos sobre el problema del acoso escolar? ¿Qué tipo de actividades puedo realizar junto a mis compañeras/os para denunciar el acoso escolar o bullying?”

Nuestro objetivo en definitiva era tener presente las situaciones de acoso escolar que se dan en nuestros días, cómo se producen y cómo las podemos resolver desde las aulas y centros educativos.

El proyecto en la programación

El contenido está presente en el área de Lengua a la hora de trabajar el cómic y sus elementos. Además, nosotros pretendemos dar un salto más allá, y que sean las alumnas y alumnos, previo análisis, los generadores del contenido propio haciendo uso de multitud de herramientas digitales y no tan digitales que provoquen una concienciación y reflexión de este problema que se da a nivel escolar y, por extensión, fuera de él, y que se traslada a la calle agravando las situaciones indeseadas.

Pero, como decíamos anteriormente, nuestro propósito era crear un marco didáctico para tratar el contenido. De ahí, que optáramos por el diseño de un miniproyecto apoyado en un documento Canvas en el que se reflejaran todos los aspectos curriculares y didácticos del proyecto. Enlace al documento Canvas ABP.

Fases y organización del aula

Como decíamos anteriormente, nuestros estudiantes están familiarizados con esta forma de trabajar cooperativamente; en equipos y con el uso de diferentes metodologías como Visual Thinking, ABP o Gamificación, entre otras. Por ello, resulta bastante sencillo poner en marcha el aspecto organizativo del proyecto: cada uno sabe su rol, qué debe hacer por el bien del equipo, qué puede aportar, cómo puede enriquecer el trabajo de su grupo, etc.

Para describir el proyecto establecimos unas fases para abordar el contenido tomando como referencia el producto final, la creación de un cómic en equipo.

Aproximación al objeto de estudio (el acoso escolar utilizando el cómic como recurso) y organización del aula.

  • Debate y asamblea acerca del acoso escolar. Lluvia de ideas y posibles soluciones que damos desde dentro del centro cuando surgen estos conflictos.
  • Creamos los grupos de trabajo, asumimos nuestros roles y funciones dentro de los mismos e hicimos entrega de un documento compartido sobre “¿Qué es un cómic?”.

Confeccionar en equipo un prediseño del cómic

Para ello realizamos un boceto (en un DIN A3), con 7 viñetas genéricas, en el que hubiera espacio para un inicio, desarrollo y final de nuestro cómic.

En esta fase trabajamos con Visual Thinking para tratar los elementos que están presentes en una situación de acoso escolar (alumnado, profesorado, espacios donde suceden los hechos, materiales, objetos, entre otros), es decir, todo lo que era factible y podía aparecer en nuestra historia, lo que denominamos vocabulario visual. Tras su creación pasamos a mostrarlo y comentarlo con otros equipos. En este apartado introducimos un reto: “No queremos que los personajes de nuestra historia sean alumnas o alumnos reales. ¿Os atrevéis a buscar y pensar en algún material de Educación Física que pueda representar a esos personajes?” (Gamificación; “el equipo que lo consiga obtiene puntos extras en Class Dojo ¿seréis capaces?”).

Trabajamos las emociones

Mediante un pequeño debate y a través de un “emocionario” (caras pintadas a las que le íbamos añadiendo ojos, cejas y boca diferentes en función de la emoción establecida en la tabla de emociones). Dialogamos en equipo sobre cuáles eran las más idóneas y expresaban mejor ese sentimiento si lo experimentáramos nosotros mismos. En este apartado el diálogo y la investigación eran fundamentales a la hora de decidir por cuál emoción íbamos a optar y por qué, uno de los grandes potenciales del ABP (el diálogo, la reflexión y la puesta en común de diferentes ideas).

Rediseño y organización de los personajes y objetos dentro del cómic

A continuación, volvimos al prediseño para ubicar a nuestros personajes (que serán balones finalmente; reto gamificado) y rediseñar nuestro cómic atendiendo a las emociones y el vocabulario visual que habíamos trabajado anteriormente (los elementos que aparecerán en nuestro cómic en cada una de las viñetas). Teniendo presente estas dos situaciones, en un momento establecimos qué idea general sería la que plasmase cada una de las viñetas.

Esta es una fase crítica, porque los miembros del equipo deben definir qué va a ocurrir con cada uno de los pasajes del cómic antes de su grabación. Revisamos nuevamente el documento compartido sobre ¿Qué es un cómic? (lo entregamos al inicio) para ayudar al proceso creativo.

Grabación de la secuencia en vídeo y utilización de la App Storyboard (android)

Ahora el alumnado pasaba a diseñar y montar sus escenas, al más puro estilo de directores de cine. Dichas escenas se grabarían con el móvil durante 7 u 8 segundos (personajes en estático), pausando el vídeo entre una escena y otra, con la intención de realizar todo el montaje gráfico en una única secuencia o vídeo final. Mientras unos iban colocando a los personajes (balones de EF) en los diferentes espacios físicos del colegio que ellos habían elegido, junto a los distintos objetos que le daban vida a esa situación, otro alumno/a grababa con el móvil del docente esas situaciones.

Generar tiras cómicas con la App Storyboard (android) y añadir textos

El siguiente paso fue enviar las tiras cómicas como imágenes a sus propios correos electrónicos (el alumnado dispone de cuentas G Suite, administradas por la propia Consejería de Educación, con el dominio @educarex.es) para que en dibujos de google pudieran editar y añadir los textos: bocadillos, entradillas, efectos, onomatopeyas, colores, etc; teniendo en cuenta el borrador y la idea general que querían plasmar en cada viñeta. (Cómo utilizar la app Storyboard – app Android)

Impresión y difusión de los productos finales

En este momento y tras realizar el cómic cada uno de los grupos, valoramos la posibilidad de incluirlos en una presentación, situación que finalmente realizamos para facilitar la actividad divulgativa (presentaciones de google). Cada uno de los grupos expuso sus trabajos al resto de clases del colegio.

También abrimos un debate sobre qué pensábamos antes y después del acoso escolar y visualizamos el vídeo LOU, un corto de Pixar Animations Studios con la intención de extraer conclusiones y generar debate más enriquecido fruto de nuestro trabajo. Se leyeron y visualizaron los cómics de los distintos grupos y se repartieron los carteles por diferentes espacios del colegio. También se mostraron a las familias los trabajos realizados por sus hijas e hijos.

Elaboración del cómic en formato papel. Para completar el proyecto también realizamos el cómic en formato papel en DIN A3 con la intención de trabajar el aspecto plástico y reforzar el contenido trabajado acerca del acoso escolar.

Un ejemplo de los resultados finales es el cómic generado por el equipo “Los raperos molones”

 

Evaluación formativa a través de diferentes instrumentos

Para llevar a cabo la evaluación, nos apoyamos en diferentes recursos. Lo primordial era valorar el proceso de cómo las alumnas y alumnos trataban el contenido y qué conclusiones extraían de él a medida que tomaban contacto con la problemática sobre el acoso escolar.

Por otro lado, también se trataba de hacerles ver la importancia de contar una historia utilizando el cómic como recurso didáctico, en el que se deben de mostrar de forma clara las tres partes: un inicio, un desarrollo y un desenlace o final. Utilizamos los siguientes instrumentos:

    1. Diarios de aprendizaje: los realizábamos cada vez que finalizábamos una fase. Cada equipo los leía en voz alta, se los intercambiaban para corregirlos ortográficamente y también para hacer valoraciones e intercambiar opiniones.
    2. Observación directa: mediante una hoja de registro, cuyos resultados yo trasladaba mediante el uso de puntos en Class Dojo de forma diaria.
    3. Anotaciones de secretaría: el alumno/a con este rol presentaba cada cierto tiempo anotaciones al tutor para saber cómo se estaba desarrollando su proyecto.
    4. Hoja de registro propia: en ella valoramos su trabajo individual dentro del grupo.
    5. Hoja de registro de su rol: ellos y ellas realizan anotaciones sobre su propia función.
    6. Formulario para conocer la valoración sobre el proyecto y posibles mejoras.
    7. Rúbrica en diferentes fases o momentos del proyecto.

Tras la evaluación del proyecto pude comprobar y constatar que el alumnado se había implicado de manera extraordinaria tanto en el contenido didáctico (la creación de un cómic y los elementos que debe poseer) como en la problemática del acoso escolar.

El objetivo era que consiguieran perder el miedo a decir quién o quiénes son los que provocan el acoso, cómo podemos afrontarlo, en quiénes nos podemos apoyar, cómo debemos actuar; teniendo presente que nuestra mejor arma es: el diálogo y la palabra, junto a la familia, amig@s, el tutor/a y el centro educativo. Sinceramente todos esos objetivos se lograron con gran éxito y por la mayoría del alumnado.

Estas fueron las rúbricas utilizadas durante el proyecto para evaluar y valorar el proceso de aprendizaje.

Recursos

Para desarrollar este proyecto contamos con diferentes materiales y recursos para el alumnado. En el caso de este grupo, las alumnas y alumnos están familiarizados con su uso, ya que al inicio de curso invertimos casi un mes en el uso y manejo de las aplicaciones que proporciona G Suite. En este proyecto en concreto era la primera vez que trabajaban con la app Storyboard,

Las alumnas y alumnos estaban familiarizados con el resto de aplicaciones, que eran las siguientes.

  • Cuentas de correo colaborativas (G Suite) como herramienta: para la creación del contenido, espacio de comunicación y compartir material didáctico, por ejemplo, documentos de google.
  • Google Drive como espacio de almacenamiento y creación de contenido.
  • Formulario de google para recoger información acerca del proyecto en sí (valoración del proceso de enseñanza).
  • Rúbrica de evaluación para completar la coevaluación y valorar el proceso de aprendizaje.
  • Presentaciones de google para exponer nuestros productos finales (cómics sobre el acoso escolar).
  • Dibujo de google como medio de editar las imágenes y añadirle texto a dichas imágenes (cómic).
  • App Storyboard como aplicación móvil para generar las tiras cómicas.
  • Móvil del docente: como medio de realizar la grabación y generar la tira cómica con la app Storyboard.
  • Ordenadores-tablets convertibles (Escuela 2.0) para trabajar en el aula conectados a la wifi del Centro.
  • Herramienta web Canva, para realizar los carteles en contra del Acoso Escolar.
  • Impresora en red para imprimir los cómic, así como, los propios carteles.
  • Material fungible y otros: folios tamaños DIN A3 y DIN A4, lápices, ceras de colores, etc.
  • Espacio del centro: aula, pasillo, baños, pista polideportiva, dirección, biblioteca y sala de profesores.
  • Class Dojo como espacio de contacto con las familias y difusión de las distintas fases y actividades que planteamos, al igual como, espacio de gamificación con el que potenciar nuestro proyecto Stop al acoso escolar, ofreciendo puntos, recompensas, feedback, narrativa, etc.
  • Twitter como espacio para difundir nuestro proyecto, así como, el periódico “Revista escolar: Ahumaos” posteriormente realizado con Google Sites y editado por ellos mismos en el que dan a conocer diferentes proyectos, investigaciones, acontecimientos, que suceden en el Centro o el propio aula.

Valoración y conclusiones

La experiencia a nivel docente me aportó grandes conclusiones, que posteriormente indicaré en un último apartado. Me llamó la atención, lo familiarizado que está el alumnado con el acoso escolar siendo sabedores de que existe y que lo viven muy de cerca, ya sea a través de los medios de comunicación, hermanos/as mayores o situaciones que les comunican amigos y amigas de casos vividos de forma próxima a su realidad social.

Esta situación me dejó algo perplejo o mejor dicho inquieto, más aún, cuando es alumnado de 3º y 4º de Ed. Primaria. Seguramente, todo esto ayudó a que el desarrollo del cómic y el proyecto se ejecutara a gran velocidad y tuvieran claro los distintos escenarios donde se iban a desarrollar sus hipotéticos casos de acoso escolar y cómo se resolverían. Desarrollo este aspecto un poco más adelante, porque éste también merece análisis aparte, ya que en un proyecto no todo son luces sino también existen sombras que igualmente alimentan y generan aprendizaje.

Nuestro objetivo era que tomaran conciencia sobre esta realidad social que se da en las clases, mucho más cercana de lo que creemos, y que buscaran una solución a la situación que ellos y ellas plasmaban en su tira cómica.

Es aquí, y retomando una consideración que realizaba anteriormente, donde indicaba que no todo eran luces sino que también existían sombras donde presento una situación ocurrida durante el proyecto:

En la charla-debate de la fase 1 dimos a conocer junto a la Directora del Centro, la cual también participó e invitamos, que nosotros, los docentes, sólo tenemos un arma para solucionar estos conflictos, la palabra y el diálogo, antes de adoptar otras medidas mucho más drásticas, como son la expulsión del Centro educativo. Así, tras repasar y exponer todos los grupos sus productos finales, pude constatar que todos los equipos habían optado por la expulsión, ninguno de ellos había llegado u optado por el diálogo como mecanismo final de solución a las situaciones concretas de acoso escolar que ellas y ellos habían ideado.

Ese resultado me llevó a hablar con ellos para saber por qué habían elegido esa opción, y uno de los chicos me dijo: “Es lo que vemos en la tele cuando hay una situación de acoso escolar”. Ante esta respuesta, me percaté de la influencia tan grande que poseen los medios de comunicación, que sólo resaltan las situaciones más graves e impactantes que atraigan al televidente, cuando anteriores a éstas hay otras muchas, más numerosas, que se solucionan a través del diálogo. Es aquí donde debemos de trabajar para hacerles ver que otras vías preventivas y activas existen y que pueden llevar a un cambio de conducta positiva, por lo menos lo debemos intentar como agentes educativos.

Sirva el desarrollo de este humilde proyecto como forma de dar a conocer una vía de trabajo, activo y preventivo para solucionar y concienciarnos sobre la problemática del Acoso Escolar en los centros, educativos. Pongamos un STOP al acoso escolar.

Recomendaciones

Este proyecto, más bien miniproyecto, es fácil de llevar al aula porque el alumnado está familiarizado con el acoso escolar, lo conoce, le resulta cercano y sobre todo porque trabajamos desde la empatía, principal actitud que podemos enfatizar en los casos de acoso escolar, “no hagas lo que tú no quieres para ti”.

Empezar con una asamblea o charla la semana escolar, aspecto que deberíamos copiar de nuestros queridos y queridas compañeros/as de Ed. Infantil, es fabuloso porque cohesiona al grupo, comparten experiencias y motiva al alumnado, además salen a relucir inquietudes y situaciones que son verdaderamente importantes para el alumnado y del cual podemos arrancar para desarrollar proyectos, contenidos o emociones.

En cuanto al desarrollo del proyecto no han existido grandes dificultades porque desde el principio, y la experiencia me lo demuestra, al alumnado le gusta más y se siente más a gusto en proyectos pequeños, que sean dinámicos y no requieran mucho tiempo, ya que eso le supone una presión, una carga mayúscula que le lleva a la desmotivación…

Estamos hablando de alumnado de Ed. Primaria (3º y 4º) donde el cambio continuo de actividades, tareas,… es algo consustancial a su propio estado psicoevolutivo y en el cual debemos trabajar. De ahí, que todo estuviera diseñado bajo esas premisas, de tareas y retos que duraran un par de días a lo sumo tres, para dar el salto a otro que le permitiera acceder a la siguiente fase, de ahí, que en algo menos de 4 semanas completáramos nuestro proyecto STOP AL ACOSO ESCOLAR.

Finalmente, dejamos todo el material que utilizamos y generamos para el proyecto para que se haga uso de él o se pueda adaptar, modificar o incrementar en función de las necesidades o características del alumnado o Centro. En este sentido, el material compartido es de creación propia, y lo ofrezco para que cualquier docente pueda trabajar libremente con él sin ningún tipo de impedimento, además, este contenido nos es sensible por desgracia, así que, animo a todo aquel que quiera a poder utilizarlo o desarrollarlo en sus aulas.

Información y materiales complementarios

 

Autor del artículo: José Antonio Gil Tejada

Maestro de EF y licenciado en Ciencias del Deporte por la UEX

Actualmente ejerzo de maestro en el CEIP Pío XII de Don Álvaro (Badajoz)

COMPARTE: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone